baby-boy-84489_1280

 

Los objetivos de la Atención Temprana son, entre otros: reducir los efectos de una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño; introducir los mecanismos necesarios de compensación, de eliminación de barreras y adaptación a necesidades específicas; evitar o reducir la aparición de efectos o déficits secundarios o asociados producidos por un trastorno o situación de alto riesgo; atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno en el que vive el niño; considerar al niño como sujeto activo de la intervención.